Uka Green Logo
Header UkaGreen

La doble vara

Intento explicarle a mi hija la norma terrible del doble estándar  para las mujeres, o sea, la regla cruel, injusta y hasta despiadada que dicta que a pesar de jodernos igual o más que ellos, se nos mide diferente. A nuestras hijas le hablamos claro, clarísimo. No es necesario que aparezca cualquier pellizca ‘e tranca de la calle a babotearlas. Su papá y yo nos hemos convertido en un centro de información, en una biblioteca con patas disponible a tiempo completo para cualquier dato o explicación. Me aterra la edad que atraviesan mis hijas. Son dos mujeres. Mujeres bonitas, buenas, inteligentes […]

Leer más

El cuento del paraguas

Ay, ay, ay, les tengo que contar. Es que siempre estoy metida en una lotería de sucesos inesperados. Resulta que hace un par de días mi amigo Luis se montó en  mi guagua y sin decirme nada movió mi paraguas hacia el baúl. “Mi paraguas y yo” puede ser el título de esta columna. Son muchos los que he tenido.  Me han protegido en lloviznas, aguaceros y chubascos. Me han acompañado para defenderme si fuera necesario. Han sido mi escudo contra perros, gatos y otros monstruos de la vecindad que durante mis caminatas mañaneras pretenden atacarme. He sido una cabrona […]

Leer más

Me divorcié

Hace un par de semanas me encontré con una amiga. “Niña, ¡te ves divina!”, exclamé. “¿Pero qué te has hecho que te ves tan bien?” Su respuesta fue clara y escueta: “Me divorcié”. Me lo dijo con una sonrisa pícara, con los músculos faciales relajados, como cuando terminas el período de reposo mandatario después de un facelift.  Es que tengo un grupete de amigas a las que el divorcio, después de reventarles los capilares del corazón, le ha dejado uno nuevo y en espera de vivir amando otra vez. Así que van andando livianas, levitando por la Tierra  sin necesidad […]

Leer más

La mujer que me devuelve el espejo

Me gusta la mujer que me devuelve el espejo. Miro detenidamente, y más que mirar observo. El tiempo me ha enseñado que hay que tragarse la vida con la mirada, que a veces vamos tan rápido que nos perdemos el verdadero espectáculo porque simple y sencillamente no vemos. No vemos y no nos detenemos. Tengo los pies finitos, creo que es lo único que tengo flaco. Bueno, no, las piernas también las tengo delgadas y hasta un tanto viradas. Pero qué bien me han llevado! He caminado por toda clase de suelos, los reales y los emocionales, sostenida en estos […]

Leer más

A panty quitao

Okey, hablemos a panty quitao. A corazón abierto y sin ñi ñi ñiñis. Esto de ser mujer está cabrón, muy cabrón. Sí, sí, me conozco de memoria el cuentito rosa de la bella durmiente, las damicelas y todas las mujercitas de las historietas, pero hoy no quiero hablar sobre eso, sino de la pejiguera que nos viene de nacimiento. A ver, ¿cómo es eso de que hemos salido de una costilla de Adán? Ah no señores, si es que hemos salido de alguna parte del sinverguenza ese que no tuvo fuerza de voluntad para mantener la boca cerrada, entonces será […]

Leer más

Que cada cual bote su basura

El bote de la basura está lleno, llenísimo. Lo sé con sólo mirarlo de lejos. Está ahí, sentado en una esquina de la cocina y con la tapa a medio abrir. Es gris, porque gris debe ser su vida como receptor de desperdicios. Tiene un pedal que al empujar abre la tapa y la deja boquiabierta mostrando la bolsa blanca, de esas super dinámicas que se han inventado para comercializar. Hoy no tiene que hacer esfuerzo porque tiene la boca totalmente abierta, espatarrá. Si tuviera dientes estaría mostrando hasta los cordales. Pero no importa que esté llena. Los espíritus de […]

Leer más

Cucarachas

Le tengo pánico a las cucarachas. Pánico. Pavor. Asco. No me explico por qué tanto miedo si total, soy mil veces más grande, más gorda y más fuerte que esos insectos. Pero me minimizan, me aterran, me ponen a correr y a gritar de sólo verlos. De lejos, ahora que tengo menos vista, no puedo verles en detalle. Pero me las imagino. Tengo mente con lente tipo lupa así que no necesito demasiado para dilatarlas a lo lejos y detectar que los bigotes deben ser picosos y las alas crujientes. Fó. A veces me da pena tenerles tanto terror porque […]

Leer más